Los cachorros son todo lo adorables y buenos del mundo. Pero también vienen con una gran responsabilidad y compromiso. Desafortunadamente, algunas personas se derriten por su monada sin pensar lo suficiente en lo que implica tener un cachorro feliz y sano.

Antes de que te enamores de esos ojos de cachorro, analicemos 10 cosas que debes tener en cuenta antes de que te lleves a tu cachorro a casa. A continuación, te ofrecemos algunos de los mejores consejos que puede recibir el futuro dueño de un perro.

1 – ¿Tengo tiempo?

Cuando son bebés, los cachorros necesitarán que les dediques tiempo. Tiempo para entrenar, tiempo para su alimentación, aseo y cuidado general y tiempo para jugar y hacer ejercicio. Este es un compromiso significativo y requiere atención.

Pregúntate, de forma realista, cuánto tiempo tienes durante el día. Si trabajas a tiempo completo, necesitarás encontrar a alguien que pueda sacar a tu cachorro durante esas horas de trabajo, o tendrás que hacer un esfuerzo para volver a casa durante el almuerzo.

Si vas a comprar el perro para tus hijos, lo más probable es que la “novedad” de tener el cachorro desaparezca, y serás tú el que se quede recogiendo todas las… ummm… cosas.Tener un cachorro es una tarea exigente, así que debes estar preparado para realizar el trabajo necesario en aras de la salud y la felicidad del nuevo miembro de la familia.

2 – La raza correcta

Los humanos tendemos a ser criaturas visuales, por lo que podemos ser víctimas de la apariencia de una raza sobre otra. Sin embargo, esas miradas atractivas también vienen con rasgos de personalidad que no siempre son tan atractivos. Por ejemplo, si eres una persona de perfil bajo que prefiere las tardes en el sofá, entonces un perro de alta energía como un Border Collie no sería la elección correcta para ti.

Investiga un poco sobre la raza de perro que crees que te gustaría tener para saber qué es lo que va a necesitar. Demasiados perros terminan en un refugio simplemente porque el dueño no estaba preparado para lidiar con sus características genéticas.

3 – Alergias

Bichón Maltés

Bichón Maltés, un perro hipoalergénico

¿Alguien de tu familia tiene alergias? ¿El pelo o la saliva del perro agravarán o desencadenarán estos síntomas? Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es “sí”, entonces un perro puede no ser la mascota adecuada para ti. O tal vez quieras elegir un perro que sea más “hipoalergénico” como un caniche o un bichón maltés. Es desgarrador pensar que un perro pueda enfermar a alguien de la familia y que tenga que ser realojado, así que infórmate antes de llevar a casa cualquier perro.

4 – Financiera

El primer año de vida de tu futuro perro va a ser costoso. Desde las vacunas hasta la comida, la ropa de cama, los juguetes, el aseo y la esterilización, es de esperar que el gasto económico ronde entre los 500 a 1.000 euros el primer año. Entonces llegará el “mantenimiento” de tu perro durante toda su vida. Por supuesto, el gasto mensual variará dependiendo de la raza (los perros grandes son más caros que las razas toy), pero debes estar preparado para estos gastos.

5 – Hogar a prueba de perros

Como los niños, los perros (especialmente los cachorros) se meten en todo lo que no esté bloqueado, cerrado o bien asegurado. Por lo tanto, antes de llevar a casa a tu peludo amigo, asegúrate de que tu casa sea a prueba de cachorros; esto incluye poner esas plantas y sustancias tóxicas fuera de su alcance, evitar la posibilidad de que lleguen tus objetos frágiles y poner una tapa hermética en el cubo de la basura.

6 – El veterinario adecuadoVeterinario Perros

Si no llevas a tu hijo a un médico cualquiera, dale a tu canino la misma consideración. Si nunca antes has tenido un perro, pide a tus amigos, familia o amigos que te recomienden un buen veterinario.

Los dueños de otras mascotas seguro que van a elogiar o “quejarse” de su veterinario habitual, así que pídeles su opinión. Si eliges un veterinario con el que no te sientes cómodo, no tengas miedo de cambiar. Tener un profesional con el que tú y tu mascota os sintáis cómodos merece la pena, a la larga, después de todo, podrías estar tratando con esta persona durante 10 o 15 años.

7 – Dieta para Perros

Hay numerosas opciones en cuanto a la comida que damos a nuestros compañeros caninos. Sin embargo, no todos los alimentos son fabricados de la misma manera. Cuando se trata de proporcionar una dieta de calidad a nuestras mascotas, es posible que tengamos que hacer algunas investigaciones primero. Esto se puede hacer leyendo el reverso de la bolsa.

Busca los ingredientes que componen una comida saludable, como fuentes de carne reales, sin subproductos, y un mínimo de rellenos como el maíz, el trigo y la soja. Si te sientes abrumado con las opciones que hay, pregunta a tu veterinario qué te recomendaría para tu raza en particular.

8 – La identificación funciona

Incluso la persona más responsable puede tener un perro que se escapa de su casa. Aquí es donde la identificación de tu perro es útil. Ya sea que elijas la placa de identificación en el collar o el microchip más tecnológico, tener la identificación adecuada de tu perro hará que te lo devuelvan más rápido en caso de que sea necesario.

9 – Vacaciones

Viajar con perros

Aunque muchos dueños de mascotas no le den mucha importancia a nuestro siguiente punto, hay que mencionarlo. Si te gusta viajar varias veces al año, ¿cuentas con una persona que pueda cuidar de tu perro en tu ausencia? Si no es así, ¿estás preparado para pagar los gastos de alojamiento? Si quieres viajar con tu perro, entonces tendrás que abordar la forma en que viajará el perro (es decir, en la bodega de carga de un avión) o si hay leyes específicas de cuarentena en vigor en el lugar de destino final.

10 – Compromiso de por vida

Nuestra última consideración puede ser la más importante. Como defensor de los animales, es difícil ver a los perros abandonados simplemente porque el dueño se ha aburrido, cansado o incomodado. Antes de llevarte a casa un cachorro, asegúrate de que estarás con él durante toda su vida y que realmente quieres tener una mascota.

Tener un perro es un privilegio, no un derecho. Debemos ser los mejores amos que podamos, amando al mejor amigo del ser humano y tratándolo como a un verdadero miembro de la familia, no como un objeto de atrezzo o un juguete que se desecha fácilmente cuando la novedad y las ganas ya han pasado.