Hay más en “tener” un perro que sólo alimentarlo y pasearlo. Los dueños de mascotas hoy en día tratan a sus compañeros caninos como verdaderos miembros de la familia. Y con esta mentalidad viene la necesidad de mantener a nuestros perros en forma.

En este artículo vamos a explicar 10 formas de mantener a su perro sano y salvo; y la número diez es crucial.

1. Usa siempre la correa

Correa para perros

Aunque tu perro sea súper obediente y conozca todas tus órdenes, eso no significa que algo no lo asuste de repente y le haga querer huir. Por estas razones, ponerle una correa a tu perro cuando salga es crucial para mantenerlo a salvo. Además, nunca se sabe cómo van a reaccionar otros perros a tu compañero canino. Tener a tu perro con una correa te ayudará a controlarlo mejor y a evitar cualquier peligro potencial.

2. Recinto restringido

Si la idea de atar a tu perro al aire libre no te hace sentir bien, entonces tal vez quieras considerar un sistema de vallas inalámbricas. Es la forma perfecta de darle a tu perro la libertad que anhela, sin perderlo o tener que recurrir a una correa.

La valla inalámbrica o subterránea para perros funciona enviando una descarga estática o un tono al collar de radio de tu perro cuando se acerca a los límites del recinto. Con un poco de entrenamiento, tu perro se mantendrá dentro de los límites del patio sin tener que poner una valla o plantar un grueso seto de árboles.

¿No tienes tiempo para investigar estos sistemas? Aquí está la lista de las mejores vallas inalámbricas para perros.

3. Microchip de seguridad

El microchip lo coloca el veterinario y puede que algún día le salve la vida a tu perro. Este pequeño chip se coloca justo debajo de la piel del perro y contiene toda su información importante. Si tu mascota se perdiera, todo lo que tiene que hacer quien lo encuentre es llevarlo a cualquier veterinario para que lo escaneen. Algunos refugios para animales también tienen el equipo para escanear los chips, así tienes más posibilidades de recuperar a tu perro.

4. Cuidado con el agua

Algunos perros son nadadores natos, pero incluso estas mascotas pueden caer en el agua y agotarse al nadar. Los perros más pequeños también pueden tener problemas en el agua o las razas con un hocico más corto. Cuando estés cerca del agua o en un barco, asegúrate de que tu perro esté bien sujeto o equipado con un dispositivo de flotación para mayor seguridad.

5. Nunca dejes a tu perro desatendido en un vehículo

Un perro que se deja en un vehículo (incluso por un período corto de tiempo) corre el riesgo de sufrir un golpe de calor. Esto es particularmente importante en los meses de verano. El intenso calor que puede producir un coche cerrado en tan sólo 15 minutos es suficiente para provocarle a tu perro daños cerebrales o incluso la muerte. Muchas ciudades tienen leyes que permiten que una persona rompa la ventana de un vehículo si un perro está en peligro.

Otra razón para no dejar nunca a tu perro desatendido en un vehículo es que haces que aumente la probabilidad de que te lo roben. Muchos perros de raza pura son muy buscados, así que aquellos dispuestos a correr el riesgo pueden dormir a tu precioso perro en tu propio coche. Algunos perros robados no lo son por su belleza, sino para ser vendidos a laboratorios para experimentación, mientras que otros podrían ser usados como perros “cebo” para actividades ilegales de peleas de perros.

6. Perros a prueba de sustancias venenosas

Hay muchos peligros en casa a los que tu perro puede enfrentarse. Los medicamentos comunes (como el paracetamol y la aspirina) son tóxicos para los perros. Cualquier medicamento recetado también puede provocar el envenenamiento o incluso la muerte de tu can.

Los limpiadores domésticos y el anticongelante también pueden amenazar la salud de tu perro si lo lamen. Además, asegúrate de revisar tu jardín para ver si hay plantas tóxicas. Las especies más comunes incluyen lirios, tulipanes y azaleas.

7. Mantén alejados a los parásitos

Ningún dueño de mascotas quiere lidiar con pulgas, garrapatas y piojos; sin embargo, estas son plagas comunes que se encuentran en la mayoría de las regiones del mundo. Puedes mantener alejados a estos parásitos tratando a tu perro con productos para pulgas y garrapatas a principios de los meses de primavera y luego en otoño. Hay muchos productos que protegerán a tu perro de estos parásitos, así que pregunta a tu veterinario cuál es el más adecuado para tu mascota.

8. Vacunar/Chequeos Anuales

Vacunas Perro

Hay muchas enfermedades comunes que tu perrito puede contraer, pero también son muy fácilmente evitables. Por esta razón es importante vacunar a tu perro, y volver a llevarlo a sus revisiones anuales.

Prevenir las enfermedades y tratar de contagiar rápidamente a los que no están protegidos por las vacunas son dos formas de mantener a tu perro sano.

9. Los perros son lo que comen

Al igual que las personas, los perros también se benefician en gran medida de una dieta bien equilibrada y nutritiva. Antes de comprar una marca comercial de comida para perros asegúrate de leer la información de la parte posterior del producto para saber exactamente lo que contiene. Si el primer ingrediente no es una proteína pura (como el pollo, la carne, el pescado, etc.), devuélvelo a la estantería y busca uno que sí contenga este nutriente crucial.

Dieta Perros

Muchos fabricantes de alimentos para mascotas preparan sus alimentos con rellenos (maíz, trigo, soja) y subproductos (huesos, plumas, animales muertos, etc.) para abaratar el precio de los alimentos. Sin embargo, estos productos de calidad inferior no tienen ningún valor nutritivo para tu perro e incluso pueden hacer más daño que bien.

10. Esterilizar o castrar siempre

Nuestra principal forma de mantener a nuestro perro sano y seguro es la esterilización o castración. Es un hecho que una perra y su descendencia podrían dar a luz 67.000 perros nuevos en 6 años. Esta es una verdad impactante y con tantas organizaciones de rescate desbordadas por cachorros y perros no deseados, es una razón más para esterilizar a tus mascotas.

Otra razón para castrar y esterilizar es que tanto los perros machos como las hembras que se dejan sin tratar tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer. Además, los perros machos no castrados pueden volverse muy agresivos con las personas y otras mascotas cuando hay una hembra en celo. Los machos también escapan de sus casas/patios para procrear con la perra y pueden enredarse en feroces peleas con otros machos que no están esterilizados. Siempre debes esterilizar o castrar a tu perro. Es la mejor manera de tener una mascota sana y segura.

¿Cómo mantener a tu perro sano y salvo?

Ser un buen dueño de mascotas implica todas las sugerencias anteriores, pero también requiere dedicación y amor hacia tu mascota. Sé amable con tus animales. Recuerda que ellos no te eligieron a ti, sino que tú los elegiste a ellos, así que tienes la responsabilidad de protegerlos durante toda su vida.