Asear a un perro puede no ser una tarea fácil. Algunos propietarios temen hacerlo mal e involuntariamente causar daño o ansiedad a su querido amigo peludo. Otros simplemente evitan la molestia de obligar a su perro a bañarse. La verdad es que darle a tu mascota un “día de spa” no va a ser un problema con estos trucos y consejos.

Consejos para asear a tu perro

Empieza despacio

Para los perros que son reacios o se asustan al bañarlos, empezar lentamente es el mejor método. Esto puede consistir en cepillar a tu perro un día. Bañarlo al día siguiente. Y cortarle las uñas al día siguiente. Este tipo de aseo le da a tu perro la oportunidad de relajarse entre cada sesión, lo que reducirá su ansiedad y la lucha extrema que puede ocurrir con perros estresados.

Consejo: Ofrécele a tu mascota mucho refuerzo positivo durante el proceso de aseo y asegúrate de darle algunas golosinas cuando hayas terminado.

Cepillado

Determina la frecuencia con la que hay que cepillar a tu perro. Generalmente las razas de pelo corto no lo necesitarán tan a menudo como sus homólogos de pelo largo. Si vas a cepillar a un perro de pelo largo, asegúrate de que no se formen marañas o enredos, ya que pueden causar irritación en la piel. Dependiendo de cada animal, es posible que tengas que cepillarle el pelo a un perro peludo cada uno o dos días para evitar que se enrede y se ensucie demasiado. Los caninos de pelo corto pueden cepillarse una vez a la semana.

Además, cuando cepilles a tu perro, la presencia de garrapatas, pulgas y pulgas de tierra (pequeños gránulos parecidos a la pimienta). Si encuentras alguna de estas especies al acecho de tu mascota, trátalo de inmediato para evitar que enferme y se produzca una plaga.

Consejo: utiliza el cepillo adecuado para el pelo de tu perro. Esto reduce la cantidad de trabajo que tendrás que hacer, además de hacer que tu perro se sienta cómodo durante la sesión.

Baño

Una vez más, determina la frecuencia con la que tu perro necesita que lo bañes. Una vez que lo hayas establecido, sigue estos trucos para que la sesión sea menos estresante:

  • Ten todos los materiales necesarios preparados antes de empezar.
  • Cepilla a tu perro primero para quitar cualquier enredo.
  • Llena la bañera hasta el nivel apropiado con agua caliente.
  • Impide que el agua entre en los oídos de su perro usando un poco de algodón.
  • Siempre usa un champú para perros.
  • Empieza a bañarlo primero por arriba y ve bajando.
  • Usa una toalla para frotar suavemente alrededor de los ojos de tu perro.
  • Aclara, aclara y aclara aún más.
  • Prepárate para la sacudida después del baño sosteniendo una toalla sobre tu perro.
  • Sécalo.

Consejo: Para proporcionar una superficie rápida y antideslizante a tu perro, usa una toalla en el fondo de la bañera.

Peinar el pelo

Si tienes una raza de perro de pelo largo, además de peinarlo, puedes asear su pelaje cortándoselo o incluso rapándoselo. Aquí tienes algunos trucos útiles para ayudarte en el proceso.

  • Báñalo, sécalo y péinalo para deshacerte de los pelos sueltos, los enredos, etc.
  • Pide a alguien que te ayude a mantener a tu perro quieto, especialmente si tiene miedo al aseo.
  • Si utilizas tijeras para perros, utilízalas en la dirección en la que crece el pelaje del perro, con movimientos largos y suaves hasta la longitud deseada.
  • Utiliza las tijeras de aseo para perros para recortar alrededor de los ojos, el hocico, las orejas, las patas y la cola.
  • Para recortar las patas, peina el pelo en la dirección opuesta a la que crece (de pie) y luego corta el pelo sobrante.

Cortar las uñas

Muchos dueños de mascotas temen cortarle las uñas a sus perros. Este puede ser un momento difícil tanto para ti como para tu perro. Sin embargo, puede hacerse con seguridad en casa y sin dolor. Tenemos un artículo dedicado para todo aquel que se pregunta: ¿cómo cortar las uñas a un perro?

Estos son los fundamentos del aseo de los perros. Con estos sencillos trucos y consejos, tu perro lucirá perfecto sin necesitar la ayuda de un profesional.