Se estima que alrededor del 24% de todos los hogares de España tienen un perro. Y, la mayoría de estas personas se considerarían a sí mismos como expertos cuando se trata de sus propios perros. Sin embargo, inevitablemente habrá momentos en que algo irá mal con su amigo peludo, y no sabrán qué hacer.

Un problema que todos los dueños de perros van a afrontar en un momento u otro de su vida es un período de tiempo en el que el perro se niega a comer. Tu perro no puede decirte que le molesta el estómago, o lo que le hace no tener ganas de comer, así que puede ser difícil saber qué debes hacer. Sin embargo, hay algunos pequeños pasos que puedes seguir para que tu perro vuelva a tener un patrón de alimentación regular.

Revisa los ingredientes

Si tu perro deja de comer, una de las primeras cosas que debes hacer es comprobar los ingredientes de todo lo que ha consumido. Es posible que haya desarrollado una alergia a algo de la lista. Si crees que puede ser así, opta por alimentos para perros totalmente naturales con ingredientes simples que puedas reconocer. Diseña un plan de alimentación específico para tu perro, en lugar de comprar sólo lo que encuentres en la estantería.Pienso para perros

Reduce las golosinas

Si tu perro no está comiendo, pero parece que no les pasa nada más, deberías considerar la posibilidad de reducir las golosinas. Aunque a los perros les encantan las golosinas, darles demasiadas puede tener efectos adversos. Demasiadas golosinas pueden hacer que un perro sea demasiado quisquilloso para comer su comida habitual, o pueden provocarle problemas estomacales, ya que están pensadas para ser consumidas con moderación.

Juega con tu cachorro

Como cualquier humano, los perros necesitan interacción constante y ejercicio para mantenerse sanos y felices. Es bastante común que los perros dejen de comer cuando se aburren, se deprimen, se ponen ansiosos o sienten algún nivel de estrés. Si esto todavía no ha ocurrido, dedícale un tiempo especial a tu perro todos los días para prevenir el aburrimiento y recordarle lo mucho que lo quieres. Con suerte, esto ayudará a que tu perro sea feliz y recupere las ganas de comer.

Consulta al veterinario

En caso de duda, acude siempre a un experto. Ya deberías llevar a tu perro a revisiones regulares; pero si lo has intentado todo y aún no encuentras la manera de hacer que tu perro vuelva a comer, consulta a tu veterinario. Éste podrá realizar una radiografía para ver si hay algún elemento extraño o algún problema de salud evidente que pueda estar afectando a tu mascota. El veterinario también podrá prescribirle a tu perro algún tipo de medicación que, con suerte, hará que vuelva a la normalidad.

Lo más importante es que prestes atención a tu mascota y a las señales. Si hay algún otro síntoma que acompañe a la pérdida de apetito de tu perro, como vómitos, diarrea, pérdida de peso, hinchazón del abdomen o letargo, no dudes en llevar a tu perro al veterinario, ya que podrían ser signos de un problema de salud más grave.